Contar con un seguro que cubra gran parte de los daños sufridos en un accidente, es de vital importancia. En la cotidianidad de nuestras actividades, nunca se sabe cuándo llegará un suceso de este tipo. Por ejemplo, usted nunca se imaginaria colisionar contra un tercero en plena vía publica, sin embargo puede pasar. Disponer entonces de una buena póliza le ayudará a tener mayor solvencia económica.

Un buen seguro para tu automóvil es aquel que se adapta a tus necesidades. Por ello, usted debe primero analizar su situación económica, y además determinar qué es lo que pretende proteger en gran medida. Por ejemplo, hay momentos en los que lo más óptimo es optar por un seguro que amortigüe o sirva de respaldo para gastos en reparaciones.

En Florida, la ley estipula que obligatoriamente al contar con un automóvil con placa, usted debe disponer de un seguro. Al momento de escoger cual póliza es la que le conviene, suele haber algo de confusión. El seguro PIP o de protección contra lesiones personales es uno de los más recomendables que usted puede contratar.

Una póliza PIP en la mayoría de los aseguradores se ofrece con un mínimo de 10.000 dólares a cubrir. Esto es debido a que la ley así lo estipula, sin embargo usted puede contratar un seguro especializado para autos, conocido como seguro automotriz.

Lo más conveniente es escoger una póliza de seguro que cubra múltiples situaciones tras el volante

Adicionalmente usted puede contratar una póliza que cubra asistencia vial. Su principal característica es la de ayudar en gastos e instalación de piezas en caso de que el cliente no esté en capacidad de efectuarlo por sí mismo. Es perfecta, como su nombre lo indica, para esos momentos en los que el automóvil presenta fallos técnicos en plena vía publica.

Los accidentes automovilísticos están latentes en la sociedad día a día. En Miami, no es la excepción y se calcula que año tras año miles de víctimas sufren de lesiones irreparables. En cuestiones económicas, las pérdidas son incalculables. Familias quedan sin automóviles, y pierden días laborales por lesiones. En estos casos lo mejor es contar con una póliza de seguro que tenga cobertura para perjuicios de salud.

La mayoría de las pólizas para protegerse de negligencias tras el volante cubren daños al automóvil y a la salud de los tripulantes. Sea o no usted el culpable del accidente, con una póliza de protección contra lesiones personales, usted puede recibir la ayuda económica que requiere. Sin embargo, ¿Qué sucede cuando alguno de los tripulantes no está asegurado y sufre daños?

En el caso anterior es donde conviene acudir a una cobertura que incluya la Responsabilidad Civil de Ocupantes. En estos casos donde por negligencia de un tercero, algún tripulante de su automóvil ajeno a su póliza (que no sea familiar, por ejemplo) sufre daños. Es perfecta si usted trabaja con pasajeros día a día o forma parte del servicio de transporte público. En caso tal de que los ocupantes dispongan de su propia póliza PIP, no será necesario que usted active este servicio en específico.

¿Sabe usted qué hacer para reclamar una indemnización por accidente?

Muy probablemente ya habrá escuchado usted hablar acerca de lo que se conoce como indemnización por accidente. La indemnización por accidente se refiere al pago de una suma de dinero a que tiene derecho la víctima inocente (o sus herederos) cuando ha resultado lesionada, o muerta, en un percance ocurrido de forma involuntaria o accidental, y que tiene como propósito el compensar -con un equivalente monetario- el perjuicio por ella sufrido. Comprende, no solo los daños personales de tipo físico y psicológico infligidos a la persona agraviada, sino también los daños a objetos -como el vehículo de la víctima-, la pérdida de salarios por la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones laborales, el resarcimiento por la pérdida del empleo e, incluso, el pago de cuentas y facturas generadas por expertos y profesionales, como peritos, médicos y abogados.

En líneas generales, la idea del pago de una indemnización por accidente, es la de “reparar” todos los daños surgidos como consecuencia de un suceso pernicioso de origen accidental o involuntario, del cual sea responsable un tercero, mediante la entrega a la víctima de una cantidad de dinero equivalente. Un ejemplo de ello, es la indemnización que procede a favor de la víctima de un accidente de auto, que debe pagar la compañía de seguros que ampara al responsable del accidente. Entonces, ¿sabe usted cómo reclamar una indemnización en caso de sufrir un accidente?

Es primordial: consulte a un abogado de accidentes lo más pronto posible

La reclamación amistosa o extrajudicial ante la compañía de seguros, así como las acciones de tipo judicial por ante los tribunales de la Florida, deben hacerse antes de que haya transcurrido un cierto tiempo a contar desde que ocurrió el accidente. De acuerdo con el Estatuto de Limitaciones que rige en cada Estado de la Unión Americana, se requiere que una demanda judicial se instaure dentro de un espacio de tiempo determinado, el cual varía de acuerdo con la naturaleza de la reclamación y según sea la entidad que causó el daño. En el Estado de la Florida, el lapso para iniciar una demanda por daños materiales derivados de accidente de auto es de dos años. Sin embargo, el plazo para reclamar puede ser distinto, de 4 y hasta 7 años, dependiendo de cuál es el origen de los daños (como cuando se trata de un accidente de caída y no de un accidente de tránsito, por ejemplo) o también de la gravedad de las lesiones personales; de si hay menores de edad involucrados, o de si hay responsabilidades de tipo criminal, así como otras variables.

En resumidas cuentas, si usted o un ser querido sufre un accidente, debe consultar un abogado experto cuanto antes, para que lo pueda asesorar correctamente. Así como los nuestros. Y, una vez que su abogado esté al tanto de todas las circunstancias de su caso en particular, este le indicará si es posible reclamar una indemnización o si se puede presentar una demanda judicial, antes de que fenezca el plazo de prescripción.

Recuerde: 

Si usted es una víctima de lesiones personales o daños materiales causados por un accidente, merece recibir el pago de la indemnización correspondiente. Confíe en la habilidad profesional de su abogado de confianza para hacer valer sus derechos y póngale al corriente de lo sucedido, lo antes posible.

Contratar a un abogado puede ser una buena inversión

Contactar un buen abogado es sin duda una de las mejores inversiones que puede usted hacer ante una situación que amerite experticia en el área legal. Los casos de accidentes automovilísticos son en gran medida, los más sonados en todo Miami. Por ello, es necesario que conozca cuánto vale su caso, en cuestiones monetarias. ¿Es un gasto grande? No lo creemos; y aquí vamos a detallar cada tipo de cobro que su abogado realizará.

Los accidentes de auto requieren de una serie de procedimientos legales, antes de que se proceda a la demanda. Primero, la recolección de pruebas que incluye un informe médico, videos, fotografías y testigos de los daños. Para lo cual un abogado experto en accidentes de auto le facilitará dichos procedimientos.

Esto es necesario para hacer una reclamación en la corte en la cual solicite recibir una compensación por lesiones causadas por el accidente, el cual conlleva: los gastos médicos, de rehabilitación, de pérdida de salarios, de daños a su propiedad y de sufrimiento y dolor. Todo esto, en casos de lesiones menores puede recibir hasta $5.000 y, en casos más graves puede recibir hasta $400.000 o mucho más.

No debe recurrir a pago por adelantado en estos casos. Las tarifas de los abogados especializados son muy diferentes a lo habitual por empresas de otro tipo de servicios. Los defensores legales solo le harán el cobro de un porcentaje de lo que usted haya recuperado por indemnización, y es lo que se conoce como “cuota de contingencia”. La cuota de contingencia puede variar de acuerdo al estado y variantes específicas de cada caso. Expliquemos a continuación.

En primer lugar, una firma de abogados especializados en accidentes en Miami, cobrarán justo en el momento cuando usted ha ganado el caso. Las comisiones parten desde el 33%, hasta el 40%. En la mayoría de los casos, cuando el accidente automovilístico no requiere de ir a un tribunal o ante un juez, y se puede llegar a un acuerdo con la contraparte, se cobra la tarifa más baja.

El valor de su caso dependerá de si ha ido a un tribunal o no, y solo paga cuando gana

Es decir, que cuando usted gana un caso de accidente automovilístico y obtiene indemnización de 50.000$, si se ha llegado a un acuerdo sin que la contraparte haya realizado la demanda, la firma de abogados solo recibirá 16.500$ (equivalente a un 33%). Aunque en muchas circunstancias pueden ameritar que se cobre un porcentaje menor.

En cuanto a lo que usted recibirá como indemnización, dependerá en gran medida de los daños físicos que haya recibido. De igual manera, puede recibir ayuda monetaria por sufrimiento y dolor y, para determinar el monto a solicitar por esto es indispensable tener un abogado a cargo. Otros tipos de indemnización cubren el daño total que haya recibido su automóvil.

Por ejemplo, en el estado de La Florida, una lesión de muñeca puede significar que usted o sus familiares recibirán hasta un total 70.000$. Dependerá también de la gravedad de la lesión; o del grado de negligencia que tuvo la contraparte al momento del accidente automovilístico. Si usted ha tenido cierta culpa en que se provocara el accidente se le restará un porcentaje a la indemnización que recibirá.

Aca hay información de cuanto cuesta contratar un abogado de accidente.

Verse envuelto en un accidente de circulación debe ser un trance por el que nadie, en su sano juicio, desea pasar. Por lo general, se trata de un problema que involucra molestias, gastos y mucho estrés. Y no solo estamos hablando de daños materiales, como los sufridos por nuestro vehículo, o daños físicos, como las lesiones personales que ocasionó el accidente. No, hay mucho más.

Enfrentar las consecuencias de un accidente de tránsito implica atender múltiples trámites. Audiencias, reclamaciones a las compañías de seguro, papeleo, burocracia, invertir tiempo y dinero. Usted no desea enredarse en una costosa maraña de procedimientos, peticiones y pleitos, ¿verdad? Máxime si no cuenta con la experiencia y el conocimiento que se requiere, si el tiempo no le sobra y si tiene muchas otras cosas importantes de las que encargarse en su día a día. Usted entonces querrá contratar a un abogado, alguien experto que pueda encargarse con éxito de su defensa jurídica. Esa es sin duda la mejor solución, pero suena como algo costoso: a fin de cuentas, estamos hablando de un profesional que trabajará para usted, y ello probablemente implique abultados honorarios profesionales que deberá pagar al momento de contratar sus servicios… ¿O no? ¿Será que hay alguna manera de contratar a un abogado, aún cuando su situación económica no sea la mejor? En resumidas cuentas, lo que usted quiere sabe es cuánto cuesta contratar un abogado especialista en accidentes.

Hablemos del porcentaje o cuota de contingencia

La gente está acostumbrada a escuchar que un abogado particular cobra a su cliente de acuerdo al número de horas trabajadas en el caso. Sin embargo, tratándose de cuestiones relacionadas con accidentes vehiculares, como cuando se trata de cobrar la indemnización por accidente de tráfico, las firmas de abogados suelen emplear un método específico para calcular los honorarios profesionales de sus abogados: la cuota de contingencia.

La cuota de contingencia es, entonces, un método de cálculo de honorarios distinto al del cómputo de honorarios por horas, y cuya gran ventaja es el facilitar a las víctimas de accidentes de tránsito el poder disponer de abogados especializados a su servicio, para que se encarguen de la defensa de sus derechos, sin tener que preocuparse por los costos asociados. Es, muy probablemente, el acuerdo más conveniente, ya que el monto de los honorarios profesionales se calcula en base a un porcentaje o cuota que se deducirá y pagará al final. En otras palabras: los abogados cobran al finiquitar la reclamación y en base a la suma que efectivamente se logre conseguir con su intervención.

Así que si usted necesita el auxilio de una firma legal en caso de accidente, y le preocupa no tener el dinero para pagar los honorarios, puede estar tranquilo: nuestros abogados cobran al final y según lo establecido en el contrato con relación a la cuota de contingencia, y en base a lo que se obtenga. Esto significa que usted puede tener la absoluta certeza de que sus abogados harán todo cuanto sea conveniente y necesario para conseguirle la máxima indemnización posible por su accidente. Es una relación de ganar-ganar, que usted no puede dejar de aprovechar.

Si usted quiere saber más al respecto, póngase en contacto ya mismo con nosotros, y con gusto le atenderemos.

La asesoría de un abogado no se limita simplemente a resolución de casos por robo, o delitos menores. Existen circunstancias en las que posiblemente creas que puedes “valerte por ti mismo” y evitar contratar alguno. Como por ejemplo, en caso de un accidente automovilístico. ¿Sabías que es más que necesario acudir a un profesional de la ley ante este suceso? Si, y es que la mayoría de las veces, la contraparte responsable tratará de evadir el pago de indemnizaciones o daños.

En cualquier caso, siempre que usted o sus familiares sufran de un accidente automovilístico debe solicitarse ayuda médica y de un abogado. En el primer aspecto, el médico debe indicar cuales han sido las consecuencias negativas del impacto. Muchos de los accidentes generan traumatismos o lesiones que pueden incapacitar a la persona implicada para realizar actividades cotidianas.

El informe médico se requiere para que un buen abogado de accidentes de autos litigue en contra de compañías de seguro o el responsable del choque. Dicho informe deberá ser entregado a su abogado, en pro a que sea analizado y sirva como prueba contundente de que existe relación entre la negligencia de un tercero y los daños físicos o de bienes que usted ha recibido.

Los daños ocasionados por este tipo de accidente pueden ser en ocasiones pequeños, pero sin embargo, en otros casos puede causar la muerte. Las heridas pueden ser a nivel de cráneo, que a su vez podría terminar convirtiéndose en daños a nivel cerebral. Por estos motivos, no tiene que quedarse de manos cruzadas y hacer una denuncia ante un juez. ¡Tus derechos no deben ser pisoteados!

Un abogado matriculado será tu mediador en este tipo de casos con accidente automovilístico

Conocer las leyes es de suma importancia para estos casos en las que un simple reclamo a su aseguradora no son efectivos. Por otro lado, un abogado podría hacer el proceso excesivamente sencillo, ya que tiene un manejo adecuado de lo relacionado con accidentes de tránsito en Miami.

Con nuestra experticia, podría demandar a la persona responsable y que esta deba pagar gastos médicos, reparaciones de su automóvil e incluso todos esos salarios que usted perdió a causa de su negligencia. Consulta con nuestros abogados si requieres de asesoría de calidad, y la seguridad de que tu caso será tratado con el mayor profesionalismo posible.

En Miami las leyes para los accidentes automovilísticos son muy severas, sin embargo, la mayoría de las personas que sufre alguna lesión personal hace caso omiso de sus derechos ignorando que con la ayuda de un profesional, podría recibir financiación total de sus tratamientos.

En relación a esto, si el tercero, ya sea persona particular o trabajador de una empresa (de camiones, por ejemplo) escapa de la escena del accidente, podría ser merecedor de 4 años de cárcel como mínimo. Esto es lo que se conoce como “Hit and run” o su traducción “Golpear y correr”. En nuestro despacho hemos tratado una enorme cantidad de estos casos, y ya tenemos experticia para su resolución.

Concédenos el placer de que ayudemos en tu caso. Ya sea por daños físicos, perdida de un familiar, perdida de salario o dolor y efectos psicológicos, haremos valer tus derechos. Toda consulta es gratis, y estaremos siempre actualizándote en cuando a lo que dicte la corte o tribunal pertinente. Trabajamos en conjunto con nuestra clientela, y sabemos manejar estas situaciones donde familias enteras sufren angustia por dolor.

(305) 363-7855